viernes, 31 de diciembre de 2010

Pescando en Oliana.

En navidad se nota y casi se palpa esa intensa sensación de querer sentir los embites de un pez al otro lado de la línea y estando cerrada la veda por estas tierras, sólo queda si de truchas se trata la ruta de los intensivos. Así que para apaciguar estas ansias que mejor que hacer el petate y poner rumbo a Cataluña para conocer algunos de estos escenarios tan codiciados de nuestra geografía peninsular.


Los viajes largos como el que nos ubica siempre tienen algo de mágico, un componente añadido por descubrir un lugar nuevo, conforman una ida marcada por la ilusión y un regreso caracterizado por los recuerdos... En esta ocasión nada iba a ser diferente.


Oliana

En el país de la niebla un río majestuoso brota entre riscos y montañas, su cauce se ve diseccionado por un embalse en el que aguas abajo se encuentra un intensivo afamado por el tamaño de sus arco iris y farios de repoblación. Junto a ellas habitan diferentes especies tanto aloctonas como autoctonas, siendo facil discernir por sus siluetas a las carpas y a los barbos, bajo la atenta mirada de un sin fin de garzas y cormoranes que se reunen en los albores de la piscifactoría.


El río presenta unas cualidades espectaculares con muchísimas de esas posturas que denominamos de libro, entradas a pozos, orillas remansadas, tablas, corrientes, piedras aflorantes en mitad del cauce, todo ello reunido en apenas unos cientos de metros.

Nuestra pesca se centró en la pesca a ninfa, aunque hubo algunas capturas en superficie, la temperatura reinante y la ausencia de emergencias aparentes, propiciaba una pesca de este tipo.


Poco a poco, como desconocedores del lugar, fuimos prospectando las corrientes, las posturas mas querenciosas, buscando peces orillados que por sus siluetas nos advirtiesen de su presencia.

La picada en las chorreras era inusual, pues en la mayoria de las situaciones desconociamos si habíamos atrampado una piedra. La diatriba se esclarecia una vez el hilo se movía y el pez se denotaba prendido... por supuesto tocaba correr, y lo digo literalmente pues al jugar con equipos livianos y hilos no muy gruesos la situación acontecida se tornaba así en buena parte de ellos. Las reacciones eran sorprendentes cuando el pez rompía corriente arriba en un alarde de fuerza y lucha. Si se descolgaba obligaba a bregar, sujetar, templar y en buena parte de los episodios, bajar una decena de metros para ir minando sus fuerzas y tratar de buscarle la espalda en la corriente.

La pesca a pez visto con ninfas ligeras fue exhultante... descubrir a un buen pez orillado sin que advierta tu presencia y colocarle un infimo engaño, consiguiendo visualizar como lo tomaba en apenas un imperceptible desplazamiento, con un hola y adios de su mandibula era realmente divertido, sin obviar que una vez son conscientes de que estan prendidas emprenden una carrera vertiginosa en pos de ese palo o raíz salvadora.


Las truchas fario eran menos rudas que las iris, a varias las encontramos orilladas en apenas un palmo de agua como si se dispusieran para la freza. Nos quedó cierto resquemor con ellas pues solo atinamos con las pequeñas, y unos pocos buenos ejemplares se nos fueron cuando ya estaban practicamente vencidas.

Lamentablemente se nos fué mucho pez grande y en nuestro breve recorrido encontramos algunas iris muertas. También vimos gente sin sacadera. Entonando el mea culpa, luchar estos peces con hilos y equipos no acordes puede ser su condena, más si primamos la fotografía antes de reanimar al extenuado pez durante un tiempo prolongado, factores que originan que ese pez no se recupere. Ya sabemos que son repobladas pero debe ser nuestro deber hacer un captura y suelta responsable.


En definitiva, un entorno relativamente bien conservado, con muchos peces de buen tamaño para divertirse y que según pudimos ver cuenta con buena aceptación por parte de las buenas gentes de la región. !Volveremos!

Feliz Navidad.

6 comentarios:

Moscaluri dijo...

Parece que lo pasasteis bien, la verdad es que si pudiera no me importaria pasar por alli un par de dias, pero habra que esperar.

Por cierto, estoy de acuerdo en tu reflexion sobre la pesca sin muerte a pesar de pescar en un intensivo.

Un saludo y que entres en el 2011 con buen pie.

Revuki dijo...

Que envidia, Gaizka.
A ver si el próximo año...
Saludos.

Gaizka dijo...

Moscaluri.
Pues la verdad que si, es divertido clavar peces de tamaño aunque sean de repoblación.
Feliz 2011 para ti también.

Quique.
Envidia la que me vas a dar tu dentro de dos meses jejejej.

Ya te veo haciendo dos docenas de chernobils..!!!

Un abrazo!!

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Gaizka:
Reanimar al pez es vital para su sobrevida.
CAARFORS ( o CARAFORS aquí se quita el anzuelos luego de la primer recuperación)es un buen método para ello.
Pasos para actuar (CAARFORS)...
C: clavada.
A: arrime.
A: quita de anzuelo.
R:recuperación
FO: fotografía
R: recuperación.
S: suelta.

Bonita pesca y lugar el que has mostrado. ¡Felicitaciones!.
¡¡Feliz 2011!!.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Gaizka dijo...

Gracias Leo por el interesante apunte.

Un abrazo y Feliz 2011 para ti también.

oldsmugglerflyfishing dijo...

¡Qué hermosas arco iris! En verdad entiendo esa sensación de abstemia pescatoril en tiempos de veda y también entiendo la necesidad de viajar grandes distancias tan sólo para dar un par de casteos.

Buena pesca.